GLOSODIAGNOSIS

 


 

 

 

 

 

( Diagnóstico por la lengua )

Observación de la lengua.

La observación de la lengua constituye una parte importante de la inspección ocular. Tiene ya una historia muy larga, y en el Neijing hay testimonios de ello. Desde hace mas de mil años, este método ha venido desarrollándose en la práctica clínica acumulando ricas experiencias.
 

Relaciones entre la lengua, las vísceras y los órganos.

La lengua es el brote del corazón y es la manifestación exterior del bazo ("el humo del bazo"). Pero además está conectada con el resto de los órganos, todos ellos llegan a la lengua manifestando su condición energética. Proporciona datos sobre:

        • El estado general de la sangre y del la energía.

        • El estado general del bazo y el estómago.

        • La presencia o no de energías perversas.


Durante años los médicos orientales fueron descubriéndola relación entre la lengua y cada uno de los órganos, llegando a conformar un mapa dividiendo la lengua en 4 partes: la punta, el centro, la raíz y los bordes. Que corresponden respectivamente al: corazón, pulmón, estómago, riñón, hígado, y la vesícula biliar.

Observación de la lengua y la saburra.

La observación de la lengua se concentra en el examen del cuerpo (músculo, tejidos y vasos) de esta y de la saburra ( capa que cubre la lengua ) que es producida por la energía de estómago. Una lengua normal debe ser blanda, con movimientos libres, de color rosado, y con una delgada capa de saburra levemente blanca, ni seca ni húmeda.

 

Precauciones al observar la lengua

Para evitar errores se deben tomar en cuenta algunas precauciones. Estas son la luz, la posición y su color. Se debe efectuar la observación bajo una luz natural y suficiente, para que la luz entre directamente en la boca. La luz artificial puede inducir a errores. Hay que hacer que el paciente saque la lengua de manera natural, con la punta un poco hacia abajo, y bien extendida, sin realizar un esfuerzo excesivo por sacarla, para que conserve su forma y color naturales.

Algunas comidas o medicinas pueden teñir la lengua de color especial, por ejemplo: la aceituna negra tiñe la saburra de negro; la vitamina B2, de amarillo; el tabaco y el vinagre de color gris o ceniza, al igual que el bismuto o la regaliz u hongos; el níspero de color amarillo como el jugo de naranja. Los antibióticos dan coloraciones variadas. Las bebidas calientes pueden enrojecer el cuerpo lingual. Las dolencias donde se respira por la boca abierta promueven la sequedad de la lengua. Varias pastas dentífricas dan un tono verdoso a la lengua como ocurre con la infusión de mate (Ilex Paraguariensis, típica de Argentina, Uruguay y Paraguay) Por eso si se observa un en el examen un cambio que no corresponde al síndrome, se debe preguntar al paciente sobre la comida o medicina que ha tomado para evitar una mala interpretación en el diagnóstico.

 

Manifestaciones patológicas de la lengua 

Zhenjiazhijue, antiguo médico chino, decía: "Al examinar la lengua se debe diferenciar el cuerpo de la lengua de la saburra. Aunque la saburra sea mala, si la lengua es normal, solo indica lo turbio de la energía del estómago."
Xingse Waizhen Jianmuo, señala: " La saburra, aunque altere su color, todavía indica enfermedades fáciles de curar".

 

Observación del color de la lengua

Lengua azulada: expresa frío interno o sangre estancada que no circula.

Lengua pálida: indica síndrome de frío. Es un síntoma de la debilidad de la energía yang y de la insuficiencia de sangre y energía. 

 Lengua roja: indica calor ( en general atacando al pericardio o corazón ). La energía y la sangre circulan con rapidez, lo que se refleja en la lengua. Se observa en síndromes de calor interno o en los de deficiencia de yin. También por calor externo o sequedad. 

 Lengua escarlata: en el período avanzado de las enfermedades febriles causadas por factores patógenos exógenos, indica que el calor ha penetrado en la sangre. En los pacientes crónicos sugiere hiperactividad de fuego por deficiencia de yin. También fuego ascendente en corazón.

Lengua púrpura: si además es seca, con poca saliva, indica estancamiento de energía y sangre debido a la hiperactividad del calor patógeno que ya perjudica a los fluidos corporales. Si es clara y húmeda, indica estancamiento en los vasos sanguíneos debido al exceso de frío interno. Los puntos de color purpúreo son equimosis e indican estasis de sangre.

Lengua grisácea: indica intoxicación y estado grave.

 

Observación de la forma de la lengua

 Se observa principalmente la textura y las anormalidades de la forma. Una lengua húmeda con brillo indica suficientes líquidos corporales, una seca indica consumo de los mismos. Una lengua con textura áspera, vieja, indica síndrome de exceso o de calor, etc.

Hinchada: obesa, que necesita mas espacio en la boca, y es:

  •  Tierna y de color pálido: indica deficiencia de yang de bazo y riñón, mala transformación de líquidos corporales, estancamiento de agua, de flema o humedad.

  • Si tiene impresiones dentarias indica deficiencia o frío internos o humedad interna.

  • Muy obesa y de color rojo oscuro indica el exceso de calor en el corazón y bazo.

  • Si es obesa de color purpúreo y opaco se observa en casos de intoxicación.

Delgada: pequeña y fina indica la insuficiencia de sangre o yin.

  • Si es de color pálido señala la deficiencia de sangre y de Qi.

  • Y seca de color rojo oscuro, indica hiperactividad de fuego debido a la deficiencia de yin y a la pérdida de líquidos corporales.

Agrietada: con surcos y grietas. De color rojo oscuro, indica exceso de fuego que perjudica los líquidos corporales. De color pálido manifiesta la deficiencia de sangre. Si las grietas están desde el nacimiento, no se consideran patológicas.

Con impresiones dentarias: indica la deficiencia de la energía del bazo. Si es además húmeda y pálida, sugiere acumulación de frío humedad.

Espinosa: con papilas reproducidas o hinchadas.

  • Si es seca, indica hiperactividad de calor patógeno

  • Si se ubican en una zona específica de la lengua, se debe relacionar con el órgano correspondiente. Por ejemplo si las papilar están hinchadas en la punta, manifiestan exceso de calor en el corazón.

 Geográfica: con partes peladas sin papilas, como si fuera un espejo. Es signo de calor interno.

 

Observación de los movimientos de la lengua

Rígida: sin movimientos libres, que dificulta el habla, se observa en enfermedades febriles causada por factores patógenos externos y se debe generalmente a la obstrucción interna de flema causada por calor. También es un signo importante de viento interno, producido por el fuego hepático.

Fláccida o paralizada: blanda con dificultad de movimiento, indica deficiencia excesiva de Qi y sangre.

  • Si es de color pálido en una enfermedad crónica, expresa deficiencia de sangre y energía.

  • Si es de color rojo oscuro y seca, es signo de agotamiento de yin.

Temblorosa: que no se contiene, tiembla. Es signo de viento interno.

  • Si se observa en una enfermedad prolongada y es pálida, se debe a la deficiencia de sangre y energía.

  • En enfermedades febriles, indican viento por excesivo calor.

Larga: sale de la boca, y lame constantemente los labios, como en las personas con síndrome de Down.

  • Indica calor en el corazón o en el bazo.

  • Oligofrenia. ( alteración del Jing ancestral )

Desviada: que se inclina a un lado, indica viento interno.

Corta: está encogida y no puede salir de la boca a pesar de los esfuerzos.

  • Si es pálida verdosa y húmeda, sugiere frío que paraliza los tendones.

  • Si es obesa, expresa flema - humedad

  • Si es seca y de color rojo oscuro, calor interno con deficiencia de yin.

 

Observación de la saburra

La saburra es producida por el ascenso de la energía del estómago. Y su observación comprende la del color y la de su calidad.

Color de la saburra

La saburra puede ser de diferentes colores, ya sea: blanco, amarillo , gris, o negro.

Saburra blanca: Se ve en general en los síndromes de frío o de ataque exterior climático. Una saburra delgada se considera como normal. Pero cuando el cuerpo es atacado por algún factor patógeno exógeno, y este se encuentra todavía en la superficie del cuerpo, no produce cambios notables en la saburra. Por eso la saburra blanca y delgada puede ser considerada como un signo de que el factor patógeno no ha penetrado al interior del cuerpo.

  • Una lengua pálida con saburra blanca, indica frío interno.

  • Una lengua cubierta con saburra blanca como harina de trigo, pero no seca, se debe a la existencia en el interior del cuerpo de calor por un ataque exógeno, se ve con frecuencia en las epidemias o en los forúnculos internos.  

 

 Saburra amarilla: Calor externo o interno. En general mientras mas amarilla esté , mas calor indica. También indica calor interno, y puede cambiar de blanca a amarilla, luego de un ataque externo, indican que el factor patógeno se está convirtiendo en calor interno. En general está asociada a una lengua roja. Pero si se presenta en una lengua pálida, obesa y tierna, con saburra amarilla y húmeda y resbaladiza, hay que pensar en la mala transformación del agua debida a la deficiencia de yang.

Saburra gris: Indica un síndrome interno. Puede expresar tanto frío como calor. En general se transforma en negra, pero puede provenir de una saburra blanca o amarilla. Si es gris y húmeda, manifiesta frío interno, o acumulación de humedad o flema. Si es seca, se debe al exceso de calor que daña los líquidos corporales o exceso de fuego por deficiencia de yin.

Saburra negra: indica que el paciente está en un período grave de enfermedad. Si la saburra negra está seca, con grietas, y con espinas, indica agotamiento de los líquidos corporales, debido al exceso de calor. En cambios i es húmeda y resbaladiza, es signo de exceso de frío causado por la deficiencia de yang.

Calidad de la saburra

Principalmente se observan los cambios de grosor, en la humedad, si es pegajosa o resbaladiza, se está pelada o tiene o no la raíz.

 A) El grosor: si a través de la saburra se percibe cuerpo de la lengua, esta saburra se considera delgada. Si no se percibe, es gruesa. La observación del grosor de la saburra ayuda al conocimiento de la gravedad y la evolución de la enfermedad. Al principio el factor patógeno se encuentra en la superficie y la enfermedad es aún ligera, la saburra se ve delgada. Cuando a el factor patógeno penetra en el interior, y la afección se vuelve mas grave, la saburra es mas gruesa. Entonces la evolución de delgada a gruesa expresa la penetración de la energía perversa. La enfermedad se agrava. Si por el contrario se transforma de gruesa a delgada, indica pronóstico favorable.

B) La humedad: la saburra normal es húmeda, y esto indica que los líquidos corporales llegan a la parte alta sin dificultad. Por eso la observación de la humedad sirve para conocer el estado de los líquidos corporales. Cuando la misma está seca, sin líquidos, sugiere un síndrome causado por exceso de calor que daña el yin. Si está con demasiada agua, se siente húmeda y resbaladiza, indica estancamiento de agua y humedad. Si la saburra cambia de seca a húmeda, manifiesta la retirada del calor, la recuperación de los líquidos corporales y por lo tanto mejoría En cambio la evolución de húmeda a seca indica agravamiento.

C) Saburra pegajosa: si es pegajosa, que no se quita fácilmente, expresa afección causada por la humedad o acumulación de flema y estancamiento de los alimentos, en la cual la energía yang está restringida por factores patógenos de naturaleza yin. Si la saburra es esponjosa y se quita fácilmente, es causada por el ascenso de lo turbio del estómago, y representa estancamiento de alimentos en el estómago.

D) Pelada: Si la saburra desaparece súbitamente y no renace, de modo que la lengua se ve tan pelada como un espejo, indica que se agota el yin del estómago, y este está muy dañado. Pero si por el contrario no se pela totalmente, se llama saburra - mapa, y es signo de daño del yin del estómago apero de menor gravedad que el anterior.

E) Arraigada o sin raíz: Se llama arraigada cuando la saburra a pesar de ser rasparla con una gasa o querer limpiarla, permanece adherida al cuerpo de la lengua En general indica síndrome de exceso, de calor y la existencia de la energía del estómago. Si la saburra no está muy pegada, y se quita fácilmente, como si estuviera flotando, se llama saburra sin raíz, e indica por lo general un síndrome de deficiencia, de frió, y en la debilidad de la energía del estómago.

 

 

Inicio de Pagina


PrincipalObesidad / DietasRemedios Caseros / Quienes Somos / Método del Dr. / Diagnostico  Terapias

Seminarios / Tratamientos / Biografía / Contactar / Enlaces / Videos de Terapias / Programa Radial


Dr. Domingo Pérez León

Instituto Biológico de la Salud

Calle General Yagüe, 6 Bis Local 9, Madrid 28020

Teléfonos: 91 597 40 30 /91 597 45 13 / Fax: 91 597 36 05